¿Para qué son las posturas?

Llamadas Asanas, tienen como objetivo, entre otras metas, hacernos tomar conciencia de nuestro cuerpo físico, de nuestra mente y nuestro espíritu. Nos facilita fortalecernos y sensibilizarnos, permitiéndonos una vida plena, vivida en el momento presente. Las asanas, deben adaptarse a nosotros, no nosotros a ellas, pero aún así, nos otorgan la disciplina necesaria para mejorar nuestro bienestar general, ya que aumentan nuestra flexibilidad y vitalidad. Son un gran complemento para la meditación y la relajación. ¿Sabías que una buena postura te concede cinco años más de vida?